Las previsiones de crecimiento de la economía española se revisan al alza

El pasado 30 de enero, el INE publicó su estimación avance del PIB correspondiente al cuarto trimestre de 2017, que sitúa en el 0,7%. La favorable evolución de la economía española en el segundo semestre del pasado año, con crecimientos trimestrales del 0,8% y el 0,7% en el tercer y cuarto trimestre, y el impacto, hasta el momento contenido, de la crisis institucional en Cataluña, explican que tanto el Gobierno de España como la Comisión Europea hayan revisado al alza su previsión de crecimiento.

El Presidente del Gobierno anunció el pasado 2 de febrero, que la previsión de crecimiento de la economía española se actualizaba al 2,5%, dos décimas más que en su previsión del pasado mes de octubre.

Por su parte, la Comisión Europea en sus previsiones de invierno publicadas en la segunda semana de febrero ha elevado en una décima su previsión de crecimiento para España, hasta el 2,6%.

Las previsiones para 2018 apuntan hacia una desaceleración de la demanda interna, que se explica por el agotamiento de algunos factores que la han estado impulsando en los últimos años (descenso del precio del petróleo, rebaja fiscal, materialización de algunas decisiones de compra de bienes duraderos y de inversión pospuestas durante las crisis). A estos factores se añade la incertidumbre asociada a un contexto político interno más complejo. 

Por lo que respecta a la demanda externa, se prevé que las exportaciones continuarán creciendo a un ritmo mayor que el de los mercados a los que se dirigen. Las ganancias de competitividad conseguidas en los últimos años, junto con el mayor grado de internacionalización de la economía española, reflejado tanto en la mayor diversificación geográfica de nuestras exportaciones como en el aumento de las empresas que exportan regularmente a los mercados exteriores, sitúa a las empresas españolas en una buena posición para aprovechar la favorable evolución prevista de la economía mundial.

La recuperación económica está siendo compatible con la corrección de los desequilibrios macroeconómicos, tendencia que se espera que continúe en 2018. Así, el endeudamiento del sector privado seguirá reduciéndose, el déficit público se situará por debajo del 3% y se mantendrá el saldo positivo de la balanza por cuenta corriente por quinto año consecutivo.

La evolución de la economía española en 2018 no está exenta de riesgos. En el ámbito exterior, los principales riesgos están asociados al impacto que pueda tener la salida del Reino Unido de la Unión Europea, al avance de las políticas proteccionistas en algunos países y a los efectos del proceso de reequilibrio de la economía china. En el ámbito interno, lo más destacado sigue siendo el impacto económico de la situación política en Cataluña.

Ampliar información – Panorámica Alicante Balance 2017 / Perspectivas 2018